Me llamo Belén, tengo 23 años y soy Enfermera.

Nunca había tenido tanta relevancia esta profesión tan bonita que tengo y nunca me había costado tanto ejercer como hija de Dios en estos tiempos que vivimos.

Repasando mi momento mas cercano a Dios para la siguiente Reunión de Grupo, me veo inmensamente interpelada por las palabras del Papa Francisco.

En estos momentos de tormenta y ya bien metida en ella, como sanitaria y ciudadana, me daba cuenta hace unos días, a través de las noticias de la que se les viene encima a aquellos más desfavorecidos que luchan y confían en que una raíz guardada en el bolsillo les protege. Me descubro llorando desconsolada y pidiéndole a Dios por ellos, por que los cuide, que no deje que llegue a esos países, ¿Dónde está mi fé? Si Él está con ellos también.

Y sin irme tan lejos, hoy mismo, momentos antes de que empezara la bendición Urbi et Orbi escribía a mi director espiritual para que me explicara en qué consistía y de dónde había salido, para ver si participaba o esto no iba conmigo porque era algo accesorio.

Hasta que oigo a mi padre gritar desde el salón, ¡ya empieza! Y mi madre pasa por mi puerta y me dice, – ¿te vienes? Y solo le digo, «déjame en paz mamá«. Acto seguido me encuentro sentada en el salón, sentada, escuchando al Papa, y efectivamente mis padres me dejaron en paz.

Como ha dicho el Papa, a cada uno nos sostienen personas ordinarias, a mí en esta etapa de coronavirus me sostiene mi familia que es mi pequeña Comunidad, mi pequeña Iglesia doméstica, que nunca había cobrado tanto sentido.

Y dentro de esta tormenta, la Virgen, la estrella que está siendo mi luz y la de tantos jóvenes y personas de juventud acumulada, en ese Rosario diario, que también he vivido acompañada por mi padre, mi director espiritual, mis hermanas de Reunión de Grupo y otras personas de la Comunidad con las que no había tenido el placer de rezar.

Lo he estado viviendo sola sin saberlo, y ya no quiero hacerlo más, sola no me salvo, ¿y tú?

Os pido oración por mi gremio y por todos los enfermos hospitalizados.

¡De Colores! 🌈

Belén Mora-Rey Garcés (Ultreya de López de Hoyos)