Hoy hace dos meses que arrancaba la Jornada Mundial de la Juventud 2019.

Este año se ha celebrado en Panamá, bajo el lema “He aquí la sierva del Señor, hágase en mi según tu palabra”. Al celebrarse en Panamá, no ha sido en “nuestro verano”, sino en las fechas de verano en Centroamérica, durante el mes de enero, concretamente del 21 al 29 de Enero.

Rocio Martínez, junto a sus amigas Esther y Vicky han sido las únicas cursillistas de nuestra diócesis que nos han podido representar en este encuentro de los jóvenes de todo el mundo con el Papa Francisco:

“Esta JMJ ha sido muy importante para mí porque ha sido la primera a la que podido ir. Fuimos Esther, Vicky (que hizo el cursillo justo después de la JMJ) y yo y gracias a la providencia ya que tras dos conversaciones con una amiga y un sacerdote, en menos de una semana, en noviembre, estábamos apuntadas y listas para vivir la JMJ.

Rocío y Vicky en Panamá

Sin duda puedo destacar las siguientes cosas que he vivido:

⁃ La humanidad de los obispos, y en especial nuestro obispo de Madrid quien ha sido muy cercano a todos los jóvenes y con el que pudimos compartir el vuelo de vuelta y hablar cara a cara con él.

Rocío y Vicky junto al arzobispo de Madrid Don Carlos Osoro

⁃ La acogida de los Panameños, y en especial de nuestra familia quien nos ha cuidado como a sus hijos. Ademas ellos participaban como voluntarios y hemos visto en primera persona como se entregaban al 100%. En ellos podíamos ver el reflejo de un país volcado sin importar la religión o la cultura.

Con la familia panameña que nos acogió

El Papa nos invitó a muchas cosas y entre ellas nos dijo:

⁃ Somos GCU, gente como uno, pero diferentes Y que quien nos une es Jesucristo. Si no, ¿por qué viajar al otro lado del mundo.

⁃ Francisco habla de la cultura del encuentro, y dice que debemos buscar encontrarnos, pero ¿con qué ? Con un sueño que tenemos en común, cito al Papa con palabras textuales “Un sueño concreto que es una persona y que corre por nuestras venas, estremece el corazón y lo hace bailar cada vez que lo escuchamos” Esta frase me recuerda que no debo olvidarme de quien es mi sueño, de quien es mi ideal, y de que al final el cristianismo es Cristo, es confiar en Él, es saber que su amor sabe más de levantadas que de caídas, de reconciliación que de prohibición y de dar una nueva oportunidad antes que de condenar.

Con todo esto el Papa nos hizo reflexionar, pero nos dijo algo muy importante, nos invito a decir que si, igual que lo dijo María cuando recibió la llamada de llevar a Jesús en su vientre.

Con el arzobispo de Panamá

En la Vigilia, tras andar 20 kilómetros, nos encontramos en el campo de San Juan Pablo II. Durante la vigilia se nos invitó a rezar por las familias, las vocaciones y las misiones. Además, el Papa nos animó a:

⁃ Ser más como María y decir que SI siguiendo el plan de amor que Dios tiene preparados para nosotros. Aquí nos dijo que María era “la influencer de Dios”, ya que quiso apostarlo todo. Que ella no compró un seguro de vida.

⁃ Otra de las cosas que nos dice es que “solo lo que se ama puede ser salvado” lo que me hizo recordar que podemos ser salvados porque Jesús nos ama tanto tanto tanto que murió en la Cruz.

⁃ También menciono la importancia de la comunidad, de no vivir esto solos, y de que debemos estar en conectados con la comunidad.

El Domingo, el Papa nos recordó como Cristo quiere contar con todos y que espera que digamos SI igual que lo hizo la Virgen y confiar en lo que Dios tiene pensado para cada uno de nosotros.

Yo estoy dispuesta a Creer en la fuerza transformadora del amor de Dios, a ser influencer al estilo de María, y vosotros, ¿estáis dispuestos?” ¡De colores!

Rocio Martínez, Ultreya de López de Hoyos.