El jueves salen los primeros cursillistas de Madrid hacia Fátima. Necesitan la intendencia de los que nos quedamos en Madrid, por sus frutos. Ellos llevan nuestras intenciones para ponerlas a los pies de la Virgen