Celebración del Cursillo 1.000 en la Ultreya Diocesana

ULTREYA DIOCESANA CELEBRADA EL 30 DE ENERO

Francisco Jiménez Lombos

En Madrid a 8 de febrero de 2014

IMAG5561

DSC_0096

Mi esposa, Maripaz y yo, llegamos muy pronto al templo de Santa María Micaela y San Enrique y estábamos muy bien situados, iba a ser la presentación y el encuentro con nuestro Arzobispo D. Carlos, y además el aniversario del Cursillo n° 1000 de la Archidiócesis de Madrid, preveíamos una gran fiesta, y así sucedió.

Mi asombro comenzó cuando en la procesión de entrada abierta por los seminaristas con la Cruz, le seguían 20 sacerdotes y la cerraban tres obispos.

Desde el año 1987, en que me incorpore a cursillos de Madrid, he asistido a unas cuantas Ultreyas, a cual mejor, pero lo que veía prometía algo que no me había podido imaginar.

DSC_0178Nuestro Arzobispo Don Carlos, arropado por los obispos Ángel, Consiliario nacional, y Jesús Obispo emérito, y asistidos por el Vicario Javier, nuestro Consiliario Pedro y los demás sacerdotes, llenaron el presbiterio a rebosar. El templo lleno hasta la bandera y, para que no faltase nada, mi fe veía rodeando el Altar, a la Trinidad con María, los Ángeles y toda la corte celestial.

IMAG5563En ese momento tan especial de la Eucaristía Cristo se hizo presente vivo, en su Cuerpo y Sangre para hacernos a todos uno con el Padre, tal como pidió al Padre en Jn. 17 (23) “Yo en ellos y tú en mi”. Realmente me sentía tocando el cielo en la tierra.

Mons. Osoro preside Ultreya Diocesana de Cursillos de CristiandadLuego Eva nos dio el rollo que hizo revivir en mí, mi personal encuentro con Cristo, lo que me llenó de emoción. Le siguieron las palabras de Don Ángel, de Álvaro presidente nacional, que nos invitó a la Ultreya europea de Roma que están preparando para reunirnos con el Papa Francisco y continuaron con las ardientes palabras de nuestro presidente Manolo Romero.

Como broche de oro para cerrar tan transcendental acto, lo que nunca había visto, nuestro Arzobispo a los equipos de los cursillos 999 de mujeres y 1000 de varones, puestos de rodillas en el atrio del Altar los bendijo, y tras las manos de Don Carlos el Espíritu Santo fue recibido por los que iban anunciar y proclamar la buena noticia de que Cristo VIVE.

Cuando en mi reu me pregunten la clásica pregunta de ¿cuál fue el momento en que te sentiste más cerca de Cristo?, pues ya sabéis.
De colores. Paco el marino.

NOTA.- Un acontecimiento tan importante no lo puedo expresar en menos líneas.

Francisco Jiménez Lombos

DSC_0261 DSC_0259 DSC_0227 DSC_0230 DSC_0234 DSC_0177

Deja un comentario

X