¡Empezamos el curso!

Qué alegría encontrar de nuevo a esas personas que el Señor me regala para acercarme a Él. El sábado, por fin, empezamos oficialmente las actividades. Aunque nuestra Ultreya comenzó con el mes de septiembre, ya estaba deseando coincidir con el resto de la comunidad.

Empezamos de la mejor forma posible, con la Presidida por Jaime, al que vemos mucho menos de lo que querríamos, el Señor ya empezó a tocarme el corazón. “En cada circunstancia de nuestra vida, buscar primero al Señor para, luego, adaptarnos”. Y es que yo lo hago al contrario, y así no llego a ninguna parte. También nos habló de la humildad, y de cómo esta cualidad cristiana nos acerca al Señor.

A continuación, tuvimos una primera intervención de excepción, el nuevo presidente del Secretariado Nacional, Álvaro Martínez. Nos habló, fundamentalmente, de dos prioridades:

– La centralidad de Dios: Dios en todo y todo en Dios.

– Servicio: nuestra tarea es servir. “Vayan sin miedo a servir” (papa Francisco)

Antonio Zaccagnini nos presentó luego el curso de la Escuela. “El puesto correcto de cada uno es estar sentado al lado del Señor” (Benedicto XVI)
El dirigente es un paso más, es el que se siente responsable de una misión, responsable de un alma (Sebastián Gayá)

Si no dirigentes santos ¿para qué dirigentes?

Fue el turno de Pedro Pérez después. “El Señor quiere que seamos santos”. Si somos santos cada uno, nos irá bien a todos. Y también pronunció dos palabras que resuenan en mi cabeza desde ayer: contemplar y escuchar. Contemplar al Señor y escuchar lo que Él quiere de mí. “Señor ¿qué quieres de mí ahora?”

Y finalizó la convivencia con la resonancia de nuestro presidente diocesano, Manolo Romero, que nos habló también de dos acciones primordiales para la vida de Cursillos: sagrario y mimar el Postcursillo.

Esto es lo que el Señor me regaló el sábado por la mañana. Seguro que a otros les resonaron otras palabras. Pero ahora ¿qué quiere el Señor de mí? Está claro que me quiere santo, pero ¿qué voy a hacer para estar más cerca del Señor? Entre lo que he visto este verano en la oración y lo que he vivido en esta convivencia, me propongo frecuentar mucho más la Eucaristía, y pedir al Señor que me haga humilde.

Y ahora, ¡a por el curso! “No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído” (He 4, 20)

Eduardo Palanca.-Convivencia Inicio Curso Eucaristia

2013-11-07T14:28:07+00:00

Leave A Comment

X